Cuentos de terror El sufrimiento de Leonor

Una pobre mujer de nombre Leonor, fue ingresada a un hospital psiquiátrico después de haber sufrido un colapso nervioso, cuando se enteró de que su esposo había muerto durante un asalto.

A pesar de los intentos de sus amigos y familiares por conseguir que ella recobrara la razón, al final decidieron que lo mejor era recluirla en dicha clínica de salud mental, para que sus delirios no afectaran la vida de su pequeño hijo.

Los años pasaron y Leonor se fue haciendo cada vez más huraña, puesto que nadie acudía a visitarla en ninguna fecha del año. Dentro del hospital, tampoco tenía ningún amigo, ya que pasaba la mayor parte del tiempo encerrada en su habitación.

Una tarde, el médico que la cuidaba le dijo:

– Doña Leonor, ¿sabe qué día es hoy?

– Si, doctor es lunes. Es mi día favorito.

– No esperaba esa respuesta, pero en efecto, es lunes. Sin embargo, yo no estoy aquí para darle ese dato, sino para decirle que de acuerdo a las últimas pruebas que le hicimos, sus problemas mentales han desaparecido y por lo tanto ordenare que el día de mañana a primera hora le otorguen el alta.

– ¿A dónde iré?

– Ya me comuniqué con uno de sus familiares y él me dijo que estará aquí a las diez en punto.

Leonor se quedó pensando en quién podía ser la persona que la iba a recoger, tanto fue su miedo que imaginó que quizás ahora sus familiares convertirían su vida en cuentos de terror. Es decir, crearían situaciones que tarde o temprano la regresarían al manicomio.

No obstante, cuando le indicaron que podía salir, no pudo creer lo que veían sus ojos. Su marido la esperaba del otro lado de la calle. Leonor corrió rápidamente sin voltear hacia ambos lados de la calle, por lo que fue brutalmente atropellada por un auto.

Mientras tanto, en la clínica sólo se escuchó un grito desgarrador:

– ¡Cuidado Mamá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *